Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CFC’

Bueno gente, comparto con uds parte de un libro que me resultó de los más interesante, y que, a mi juicio, dá para hablar y para pensar. Si bien no soy partidario del “copiar y pegar” hay casos en que el desarrollo hecho por los autores resultan muy buenos, y que por una cuestión de respeto no les modifico nada, salvo algún error de ortografía que encuentro.
La baja calidad de los gráficos se debe a que son los originales del libro, pasados por Paint para poder colgarlos en este informe con un peso bajo.

[… El tema de la capa de ozono, su famoso agujero de la Antártida y la acción destructora que tendrían algunas substancias hechas por el hombre, se inscribe en la categoría de fraude total y absoluto, desde el principio hasta el fin. Hacia fines de la década de los 20, los químicos de la empresa Du Pont producen y lanzan al mercado una familia de gases conocida como Cloro Fluoro Carbonos, por estar su composición química basada en las moléculas de Cloro, Flúor y Carbono.

Las fórmulas más ampliamente usadas desde entonces, se comercializaron bajo el nombre de Freón-11 y Freón-12, siendo sus fórmulas respectivas: CFCl3 y CF2Cl2, es decir: una molécula de Carbono, dos de Flúor y dos de Cloro para el Freón-12, y una de Carbono, una de Flúor y tres de Cloro para el Freón-11.

La familia de los Freones ha sido considerada como uno de los productos más extraordinarios que haya inventado el Hombre. Eran demasiado maravillosos como para que alguien no les descubriera una contra. En 1974, los químicos F. Sherwood Rowland y Mario Molina, dieron su primera alerta sobre los CFC, prediciendo que no se desintegrarían rápidamente en la baja atmósfera y, que de «alguna manera» llegarían hasta la estratosfera, dando nacimiento a su famosa Teoría del Ciclo Catalítico del Cloro o Teoría Química de la destrucción de la capa de ozono.

Ciencia y Política

A menudo, los científicos, industriales y políticos toman posiciones enfrentadas en lo relativo a las políticas que se refieren a las prohibiciones de orden público. Los políticos creen que una simple conclusión científica de “es bueno” o “es malo” es suficiente requisito para promulgar prohibiciones que resultarán costosas para la industria y para el público en general. Por su parte, los científicos creen casi siempre que están en condiciones de proporcionar esas conclusiones. Sin embargo, cualquier asunto científico que tenga algo que ver con el mundo real, es con frecuencia imposible de simplificar hasta el punto de ofrecer ­ sin sombras de dudas ­ las respuestas simples y rápidas, y al mismo tiempo confiables, que exigen los políticos sin saber que, en ciencia, nada es totalmente negro o totalmente blanco.

La Teoría Química

La edición de Sept-Octubre 1990 de la revista CIENCIA HOY, vol. 2, No. 9, págs. 41-48, publica un artículo de Luis V. Orce, del Depto. de Radiobiología de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y del que se cita textualmente:

“Hacia 1974, dos investigadores de la Universidad de California, Mario Molina y Sherwood Rowland, observaron que la producción anual de CFC alcanzaba una cifra cercana al millón de toneladas anuales y dedujeron que tratándose de compuestos tan estables debía de haber miles de toneladas de ellos en alguna parte. En consulta con algunos expertos en dinámica de la atmósfera concluyeron que los CFC liberados en la Tierra, al igual que cualquier otro gas más liviano que el aire ,tenían que ser dispersados por los vientos a toda la atmósfera, independiente-mente del lugar desde el que partieran. En una marcha lenta pero segura, las corrientes ecuato-riales ascendentes deberían transportarlos hasta la estratosfera, hacia un inexorable encuentro fotoquímico con la radiación ultravioleta solar más energética. Los estudios de laboratorio de Molina y Rowland demostraron que los químicamente inalterables CFC son poco estables ante la radiación UV-C, pues se produce una reacción fotoquímica que da lugar a la liberación de átomos de cloro (Cl’). Sobresimplificada, esta reacción puede esquematizarse así:

Cl3CF + hv ( < 230 nm) —-> Cl2CF + Cl’ [ I ]

“Los átomos de cloro que se liberan son muy reactivos y muchos de ellos colisionan con átomos (sic) de ozono (debería decir moléculas) produciendo monóxido de cloro (ClO) y oxígeno molecular:

Cl’ + O3 —-> ClO + O2 [ II ]

“Pero allí no termina todo. El monóxido de cloro puede reaccionar con átomos de oxígeno producidos en la reacción [ I ] del texto principal, y se regenera así el cloro atómico:

ClO + O’ —-> O2 + Cl’ [ III ]

“Los átomos de cloro liberados cierran el llamado “ciclo cloro catalítico del ozono”. Se estima que un solo átomo de cloro liberado de un CFC puede dar origen a una reacción en cadena que destruya 100.000 moléculas de ozono.”

“Sin embargo, este ciclo catalítico puede ser bloqueado por dióxido de nitrógeno (NO2), uno más de los tantos gases atmosféricos. El NO2 puede “secuestrar” monóxido de cloro producido por la reacción [ II ] mediante una reacción química en la que se forma nitrato de cloro (ClNO3)

:NO2 + ClO —-> ClNO3 [ IV ]

“Esta combinación es conocida como “reacción de interferencia”, ya que bloquea la degradación del ozono producida por derivados de CFC.

Primera Observación

He destacado en el texto la frase: «al igual que cualquier otro gas más liviano que el aire. . . », refiriéndose a los CFC, porque este es el punto sobre el que se basa la acusación a los CFC, y su consiguiente pedido de erradicación del mercado comercial. Analicemos el asunto bajo la luz de los hechos científicos aceptados por el 100% de los científicos del mundo. La tabla siguiente muestra los pesos atómicos de algunos de los gases que componen la atmósfera de nuestro planeta, y de su análisis podremos sacar algunas conclusiones.

PESOS MOLECULARES Y DENSIDAD DE ALGUNOS GASES DE LA ATMOSFERA

HIDROGENO (H2) = 2,016 — HELIO (He2) = 8,0

OXIGENO (O2) = 32,0 — NITROGENO (N2) = 28,02

Peso molecular promedio de la atmósfera Terrestre: 29,01

PESO ATOMICO DE ALGUNAS MOLECULAS

Oxígeno (O) : 16,00 – Carbono (C) : 12,01 – Flúor (F) : 19,00 Cloro (Cl) : 35,50 — Hierro (Fe) : 55,8

Peso Molecular del Freón-11 (Cl3FC) : 137,51

Peso Molecular del Freón-12 (Cl2F2C) : 121,01

Como es fácil de advertir, si se libera HIDROGENO o HELIO a la atmósfera, subirán hasta la estratosfera porque son mucho más livianos (tienen menor peso densidad) que la atmósfera. Es sabido que esta capacidad de los gases Hidrógeno y Helio se usa para inflar globos meteorológicos que suben hasta la estratosfera (y globos para niños, también!).

Por su parte, el más liviano de los Freones (el Freón-12) pesa 4,10 veces más que el aire, y el Freón-11 es 4.66 más denso que la atmósfera. Esto hace que los CFC, molécula por molécula, sean entre 2,16 y 2,46 veces más pesados que el Hierro, cuyo peso molecular es de 55,8. Por lo tanto, los CFC se comportan de la misma manera que lo hace el hierro: cuando un objeto de hierro es liberado de la mano, cae hacia tierra a una velocidad que depende de su forma, de su peso y la densidad del aire.

Los CFCs tienen el mismo comportamiento, pues al ser 4,66 más densos que el aire, descienden a niveles inferiores cuando son liberados. De hecho, esta característica de los Freones los hizo (y los sigue haciendo) el medio ideal de construir u obtener perfectas «tapas a medida» para cubetas de reveladores fotográficos ­altamente oxidables­ para aislarlos absolutamente del oxígeno ambiental, evitando la rápida oxidación de los reactivos y consiguiente pérdida de actividad química. Es fundamental que se entienda muy bien y no se pierda de vista que:

LOS CFC NO “SUBEN” A LA ESTRATOSFERA:

¡SON DEMASIADO PESADOS!

(más…)

Read Full Post »